La CEAV les sigue fallando a las víctimas.

Se multiplican las protestas contra Jaime Rochín, titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV), organismo público encargado de:

  • Reconocer y garantizar los derechos de las víctimas del delito y de violaciones a derechos humanos, en especial el derecho a la asistencia, protección, atención, verdad, justicia, reparación integral, debida diligencia y todos los demás derechos consagrados en ella, en la Constitución, en los Tratados Internacionales de derechos humanos de los que el Estado Mexicano es Parte y demás instrumentos de derechos humanos;
  • Establecer y coordinar las acciones y medidas necesarias para promover, respetar, proteger, garantizar y permitir el ejercicio efectivo de los derechos de las víctimas; así como implementar los mecanismos para que todas las autoridades en el ámbito de sus respectivas competencias cumplan con sus obligaciones de prevenir, investigar, sancionar y lograr la reparación integral;
  • Garantizar un efectivo ejercicio del derecho de las víctimas a la justicia en estricto cumplimiento de las reglas del debido proceso;
  • Establecer los deberes y obligaciones específicos a cargo de las autoridades y de todo aquel que intervenga en los procedimientos relacionados con las víctimas;
  • Establecer las sanciones respecto al incumplimiento por acción o por omisión de cualquiera de sus disposiciones.

Y son las madres, hermanas, hijas, esposas, abuelas de los desaparecidos y desaparecidas, quienes luchan día a día para defender sus derechos como víctimas. Han realizado plantones fuera de las instalaciones de la CEAV, bloqueos del Eje 6 Sur y Avenida Universidad, huelgas de hambre y siguen los funcionarios de la CEAV ciegos, sordos y mudos, sin responder a sus demandas, sin respetar sus derechos, sin actuar con la debida diligencia. No tienen guardias para fines de semana y días de descanso obligatorios, así que más nos vale no ser víctimas en esos días.

Hoy nuevamente un grupo de madres familiares de desaparecidos sostienen desde hace 6 días una huelga de hambre, familiares de desaparecidos y desaparecidas frente a la Secretaría de Gobernación, a quiénes se les han negado sus apoyos de traslado, sus ayudas de alojamiento y alimentación y que ya están cansadas de mentiras y negativas de la CEAV.

Se auto llaman “Buscadoras de Cuerpos”, porque son ellas las que han buscado incansablemente las fosas clandestinas donde han encontrado restos en Michoacán y Guerrero, pero no han logrado respuesta de las autoridades para que tomen las muestras de ADN y algunas de ellas se han tenido que certificar como peritas, pero tampoco les ha servido.

Hay otras víctimas, las de delitos en materia de trata, que no reciben la atención que requieren, víctimas que reciben raquíticos $9,000 pesos mensuales para sobrevivir, sin importar si están solas o tienen hijos. Cuando hay víctimas que reciben hasta $38,000.00 mensuales para cada integrante de la familia, lo que representa claramente discriminación a las víctimas de delitos en materia de trata y también para las víctimas de desplazamiento forzado.

Si las víctimas tienen bebés, pues a ver cómo le hacen, porque la canasta básica no incluye pañales desechables, toallitas higiénicas, fórmula de lecha o ropita para sus bebes. En la CEAV no existe y no se entiende el Interés Superior de la Niñez. Tampoco incluye transportes, ni mucho menos cilantro o una guardería para sus hijos o hijas mientras están capacitándose. Ah, y si te hicieron el Plan Integral de Reparación y éste incluye medias de capacitación, olvídate del resguardo de tu identidad y tu revictimización, porque les encanta estarte evidenciándote como víctima.

Más aún, presentó Jaime Rochín un Protocolo de Atención para Víctimas de Trata que lo único que refleja es su profunda ignorancia sobre el tema y que es un ridículo catálogo de puestos que no toma en cuenta las necesidades de estas víctimas.

Si estás enferma o te lastimaron en la búsqueda de tus desaparecidos, si en el proceso de búsqueda te dio diabetes, pues a ver cómo le haces, porque esas enfermedades no tienen que ver con el hecho victimizante y por lo tanto, no recibirás atención médica.

Un caso paradigmático es el caso de “Diana Minerva”, que se encuentra en situación de desplazamiento forzado interno, quien en un solo día fue levantada y golpeada brutalmente en su lugar de origen por los que desaparecieron a su hermano y también fue agredida por su jefe de escoltas, quien le ocasionó fractura de cervicales, de vertebras lumbares y en el coxis, después fue secuestrada en el hotel a donde la alojó la CEAV, y también acompañada de la Ministerio Público Federal y agentes de la Agencia Federal de Investigación Criminal de la PGR fueron impedidos de llegar al lugar de búsqueda por 200 Zetas fuertemente armados.

De las fracturas de Diana, el diagnóstico de la CEAV fue que sufría de una fuerte contractura muscular en el cuello y una bolita sebácea. La bolita sebácea era el hueso fracturado de una cervical y lo que supuraba era líquido encéfalo-raquidio. Y la dejaron sin atención de un traumatólogo por tres años, lo que hoy la tiene con grave riesgo de quedarse parapléjica.

Se le dio un tratamiento para desinflamar los nervios de la columna, el que solicitó le fuera pagado al traumatólogo y no se ha realizado el pago, a pesar de que cuenta con la constancia del hospital público donde la mandaron, donde le se hace constar que no tienen capacidad para atenderla.

Se había programado su primera intervención quirúrgica desde el 17 de enero y hasta el día de hoy, no se han autorizado las operaciones, a pesar de que sufre tremendos dolores en su columna, ha perdido fuerza en sus manos y tiene prohibido cargar más de dos kilos, lo que la mantiene en situación de incapacidad. SEIDO le negó reponerle el servicio de escoltas y hasta la semana pasada le reconoció el carácter de víctima directa.

Existen innumerables casos que están esperando la reparación integral, pero al mismo tiempo se hacen adjudicaciones directas de millones de pesos.

Y Jaime Rochín, con una capacidad nula de autocrítica y deseo de mejorar los servicios de la CEAV, busca culpabilizar a la autora de todas las protestas de las víctimas del Estado de México, de las de Tamaulipas, de las madres y padres de la Guardería ABC y de los Avispones de Iguala, del Colectivo por Amor a Ellos, de las Buscadoras de Cuerpos, aunque no es así. Lo cual yo le agradezco profundamente, ya que me considera omnipotente y omnipresente. También me acusa de manejar una cuenta de Twitter donde se denuncian las quejas de las víctimas directas e indirectas, sin darse cuenta que sus verdaderos enemigos están ahí, en la propia CEAV.

De una sola cosa estoy segura, que serán las mujeres en pie de lucha, las únicas que logren recuperar la CEAV para el beneficio de las víctimas.

Mtra. Teresa C. Ulloa Ziáurriz
Directora Regional de la Coalición contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (CATWLAC, por sus siglas en inglés).
Twitter: @CATWLACDIR
Facebook: Catwlac Directora